¿Cómo debemos de actuar ante estos acontecimientos como los de Ayotzinapa?

Ante los disturbios generados en nuestro país y en el mundo la pregunta es: ¿Cómo debe un creyente responder o actuar? ¿Es bíblico que apoyemos marchas y plantones exigiendo justicia como todos los demás? ¿Debo de ser parte de todo lo que está pasando? Bueno, la respuesta y el mejor ejemplo de esto lo encontramos en la Biblia y en el Señor Jesucristo. Nuestro máximo ejemplo a seguir.

Si leemos en la escritura el Señor fue un acérrimo rival de un grupo de líderes religiosos llamados los fariseos y saduceos (entre otros mas) sin embargo. Jamás vemos que el Señor fuera un Anarquista o un hombre que causara revueltas o disensiones. Todo lo contrario y esto a pesar de que el sistema de gobierno era el romano, el cual era verdaderamente severo con los pueblos subyugados, en este caso incluyendo a Israel.

El ambiente en que el Señor nació políticamente hablando no se compara con los gobiernos latinoamericanos en nada. Sin embargo, el Señor les enseñó a sus discípulos algo totalmente distinto a lo que les habían enseñado sus líderes religiosos.

Mat 5:38 Oísteis que fue dicho a los antiguos: Ojo por ojo, y diente por diente.
Mat 5:39 Más yo os digo: No resistáis al mal; antes a cualquiera que te hiriere en tu mejilla diestra, vuélvele también la otra;
Mat 5:40 Y al que quisiere ponerte a pleito y tomarte tu ropa, déjale también la capa;
Mat 5:41 Y a cualquiera que te cargare por una milla, ve con él dos.
Mat 5:42 Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehúses.
Mat 5:43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.
Mat 5:44 Más yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;
Mat 5:45 Para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos: que hace que su sol salga sobre malos y buenos, y llueve sobre justos é injustos.
Mat 5:46 Porque si amareis á los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿no hacen también lo mismo los publicanos?
Mat 5:47 Y si abrazareis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿no hacen también así los Gentiles?
Mat 5:48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

El verso 41 es especialmente importante:

“Y a cualquiera que te cargare por una milla, ve con él dos”.

Esto es lo que dice un comentarista bíblico sobre este versículo:
“Aquí se hace alusión a la práctica de los romanos y algunas naciones orientales que, cuando se enviaban despachos, obligaban a la gente no sólo a proveer caballos y vehículos sino a prestar los servicios personales, a menudo con grandes dificultades, cuando fuesen requeridos; pero, lo que aquí se pide, es el someterse voluntariamente a solicitudes abusivas de cualquier clase, más bien que pelear, considerando los males que de ello resultan”.

¿Esto significa que entonces mi derecho como ciudadano es nulo y que por lo tanto no debo de expresar mi inconformidad ante lo obvio? Veamos lo que dicen las escrituras:

El Señor Jesús cuando estuvo en la tierra, cuando le dijeron que Herodes lo buscaba para matarlo expresó lo siguiente:

“Y les dijo: Id, y decid a aquella zorra: He aquí, echo fuera demonios y acabo sanidades hoy y mañana, y al tercer día soy consumado” (Lucas 13:32).

En los manuscritos antiguos “zorra” tenía un significado de “Astuto y despreciable”.
Fueron palabras muy fuertes y creo que muchos de nuestros políticos encajan en esa definición, sin embargo, jamás se menciona que el Señor aprovechara de su popularidad para hacer revueltas, plantones o marchas. Se expresó de él como una zorra, pero no fue más allá.

En otra ocasión encontramos al apóstol Pablo haciendo uso de su derecho como ciudadano romano para defenderse y en otra ocasión apelando a César.

“Entonces dijo Pablo: Yo de cierto soy hombre Judío, ciudadano de Tarso, ciudad no obscura de Cilicia: empero ruégote que me permitas que hable al pueblo” (Hechos 21:39).

“Mas contradiciendo los Judíos, fui forzado a apelar a César; no que tenga de qué acusar a mi nación” (Hechos 28:19).

“Y como le ataron con correas, Pablo dijo al centurión que estaba presente: ¿Os es lícito azotar á un hombre Romano sin ser condenado?
Y como el centurión oyó esto, fué y dió aviso al tribuno, diciendo ¿Qué vas á hacer? porque este hombre es Romano.
Y viniendo el tribuno, le dijo: Dime, ¿eres tú Romano? Y él dijo: Sí.
Y respondió el tribuno: Yo con grande suma alcancé esta ciudadanía. Entonces Pablo dijo: Pero yo lo soy de nacimiento” (Hechos 22:25-28).

Pero nuevamente nunca vemos que Pablo, participara en revueltas o que estuviera en contra del César. Es inimaginable que el fuera parte de las protestas del gobierno. El mismo fue encarcelado injustamente por predicar el Evangelio, sus epístolas en prisión son joyas para todo creyente.

Se dice que Judas Iscariote pertenecía a uno de estos grupos anarquistas que trataban a toda costa de instituir un gobierno judío en Israel y lo que le motivo a entregar al Señor era precisamente su deseo de imponer a Jesús. Lo que si sabemos con seguridad es que dentro de los 12 estaba Simón el Zelote el cual había pertenecido a un grupo anarquista llamado “los zelotes” sin embargo la historia nos dice lo siguiente:

El apóstol Simón, también llamado el Zelote, es uno de los doce apóstoles. Antes de unirse a Jesús habría pertenecido al grupo de los zelotes, que luchaban contra Roma. Predicó en Egipto, Libia y, posiblemente, en Persia. Habría muerto como mártir en la costa de Mar Negro cerca del Cáucaso, probablemente en el territorio de la actual Abjasia.

El apóstol Pedro escribe lo siguiente:

1 Pe 2:13 Por el honor que le deben al Señor, respeten a todo ser humano: tanto al emperador, que es la máxima autoridad,
1Pe 2:14 como a los gobernadores que son enviados por el emperador para castigar a los que hacen el mal y elogiar a los que hacen el bien.
1Pe 2:15 Dios quiere que ustedes hagan el bien para que de esa manera los insensatos dejen de hacer acusaciones ignorantes en contra de ustedes.
1Pe 2:16 Vivan como gente libre, pero no usen su libertad como excusa para hacer el mal. Vivan como siervos de Dios.
1Pe 2:17 Respeten a todos y amen a los hermanos de la familia de Dios. Teman a Dios y den honor al emperador.

En el verso 11 dice:

“Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”

Somos llamados extranjeros y peregrinos. Nuestra ciudadanía está en los cielos. El Señor lo dijo de la siguiente manera cuando fue encarado por Pilato:

“Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo: si de este mundo fuera mi reino, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los Judíos: ahora, pues, mi reino no es de aquí” (Juan 18:36).

Existe otro factor muy importante que no debemos de pasar por alto y es la soberanía de Dios y sus decretos eternos. O sea que todos los hechos habidos y por haber han sido ya declarados por Dios y que el de manera Soberana Gobierna y todas las cosas las hace a su favor. Cuando Pedro trato de actuar por su cuenta y en sus fuerzas para resolver las cosas el Señor fue tajante en decirle que él podía, si quería, orar para que el Padre enviara 12 batallones de ángeles (alrededor de 12 mil) pero, así estaba escrito.

“Y he aquí, uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, é hiriendo á un siervo del pontífice, le quitó la oreja.
Entonces Jesús le dice: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomaren espada, á espada perecerán.
¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y él me daría más de doce legiones de ángeles?
¿Cómo, pues, se cumplirían las Escrituras, que así conviene que sea hecho?” (Mateo 26:51-54).

Debemos entender que en este mundo caído, prevalece y prevalecerá la injusticia, la corrupción el pecado en todas sus manifestaciones ¿entonces debemos de permanecer estáticos mientras el reino perfecto de Cristo no aparece?
No.

“AMONESTO pues, ante todas cosas, que se hagan rogativas, oraciones, peticiones, hacimientos de gracias, por todos los hombres;
1Ti 2:2 Por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.
1Ti 2:3 Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador;
1Ti 2:4 El cual quiere que todos los hombres sean salvos, y que vengan al conocimiento de la verdad.
1Ti 2:5 Porque hay un Dios, asimismo un mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre;
1Ti 2:6 El cual se dio a sí mismo en precio del rescate por todos, para testimonio en sus tiempos” (1 Timoteo 2:1-6).

Debemos de pedirle a Dios por nuestras autoridades. Tenemos un derecho como ciudadanos de expresar nuestra inconformidad, pero, nunca debe de sobrepasar a otro nivel, como participar de manera rijosa o turbulenta, amotinarnos en contra de la autoridad, etc…sé que esto que escribo, para muchos parecerá una tontería. Pero también sé que el verdadero creyente estará de acuerdo conmigo.

Toda autoridad es puesta por Dios (incluyendo a nuestro presidente) y quien se resiste a ella, a Dios se resiste. (Sea buena o mala en nuestra óptica)

Que el Señor nos ayude a ser sabios y prudentes y sobre todo a ser sal y luz en medio de la incertidumbre. Creo en lo personal que es una excelente oportunidad para compartir a Cristo. En medio de la inestabilidad y la inseguridad, la gente debe de saber que en Cristo hay seguridad y estabilidad no en la tierra sino en sus vidas.

¡La gente necesita a Cristo!

The following two tabs change content below.

Luis Walle

Luis Walle tiene 48 años y está felizmente casado con Laura Castro y tiene 3 hijas: Fabiola Michelle de 18 años, Laura Lucía de 12 y Hefzibá Noemí de 6 años y vive en Guadalajara, Jalisco, México, en donde es pastor de la Iglesia Bíblica Gracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *