¡Desempolva tus convicciones!


Es bueno que hoy, muchos hermanos estén encontrando los videos y artículos de advertencia que ya existían desde hace años. Es bueno que los publiquen junto con los artículos y videos actuales que han surgido a partir de las noticias que hemos recibido respecto de las Supremas Cortes y su aval al mal llamado “matrimonio” entre personas del mismo sexo. Es bueno.

La posición de cada cristiano, de cada iglesia, de cada grupo o denominación, debería existir desde “siempre”, pero como dije hace unos días, no se trata de tener una declaración impresa; si no se enseña, se repasa, se vive y se proclama, ¿qué bien le hace a nadie estando guardada en un cajón?

Pero aunque parezca tarde, es hora de desempolvar tus convicciones y vivirlas; cristiano, iglesia, grupo, denominación.

Aunque es triste y reprobable que todo el consejo de Dios se haya quedado “almacenado”, hoy es tiempo de retomar la senda y enseñarlo a la iglesia; decía Pablo: “olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta”. El mundo ha corrido a toda velocidad y los cristianos nos quedamos por años sentados en las bancas mientras nuestros hijos eran adoctrinados en las escuelas, en la TV y en el Internet, amén de ser “guiados” por sus amigos. Pero no solo ellos, también nosotros, pues mientras nos daban palmadas en la espada para animarnos cada ocho días, toda la maquinaria del mundo vertía su ideología y basura en nuestras mentes y nosotros se lo permitimos, nosotros le compramos sus mentiras y creímos en la paz y tranquilidad de conciencia que nos presentaban.

Así que, se acabó.
O bien, nos desvanecemos en las sombras o brillamos para llevar esperanza a nuestras familias, iglesias, comunidades y país.

Si eres un cristiano verdadero, no tienes opción, Jesús dijo que eramos la luz del mundo, no porque brillemos con luz propia, sino porque seríamos esos instrumentos que Él usaría para mostrar al mundo la luz de Cristo.

¿Te cubrirás con una vasija y te esconderás debajo de la cama (cf. Lc 8:16)? ¿O nos uniremos para decir junto con Pablo: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree”?

Una posición bíblica se declara pero también se vive, con todo y su impopularidad y consecuencias.

Entonces, con convicciones firmes, con la verdad y en amor, llevemos ese mensaje que nos rescató a nosotros.

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” (Rom 10:14).

Halloween y Día de Muertos (PowerPoint)

Halloween-DiaMuertos-daf-1

Hoy en día, la “celebración” del Día de Muertos y el Halloween es tan común, que los cristianos han entrado en el debate de “la participación” o “la no participación” en estas “fiestas”.

Los siguientes párrafos son solo un resumen del estudio. Puedes leerlo por completo en la presentación al final de este artículo y, como siempre, puedes descargarla a través del enlace que se encuentra más abajo.

Esperamos que te sea útil y de bendición.


Veamos primero la información histórica de ambas “fiestas”.

Día de Muertos

Sólo algunos datos de sus orígenes

Esta celebración conserva parte de la influencia prehispánica del culto a los muertos, la encontramos en Tláhuac, Xochimilco y Mixquic, lugares cercanos a la ciudad de México. En el estado de Michoacán las ceremonias más importantes son las de los indios purépechas del famoso lago de Pátzcuaro, especialmente en la isla de Janitzio. Igualmente importantes son las ceremonias que se hacen en poblados del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca y en Cuetzalán, Puebla.

[…]

El Halloween

De sus orígenes

Halloween era un festival que celebraban los Celtas, (una sociedad controlada por sacerdotes druidas que vivía en las regiones de Irlanda, Inglaterra y parte de Francia, 300 A.C.), señalando el principio del invierno (Cavendish). Estas sociedades druidas adoraban y servían a Samhain, dios de la muerte. Cada año, el 31 de octubre, los druidas celebraban la víspera del año nuevo céltico en honor de su dios Samhain, brindándole sacrificios animales y humanos. El origen de esta celebración está cargado de supersticiones, leyendas, paganismo, ocultismo, brujería y todo tipo de actividades del mundo de las tinieblas.

[…]

Tiempo de decisiones, ¿honrarás a Dios?

Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.
Deuteronomio 18:9

[…]

¡ESPERA!

Normalmente terminamos siempre estos temas con un “Es tu decisión”. Hoy no puedo hacer eso. No puedo simplemente por que no debo.

Si hoy te enteraste de todo esto o si ya lo conocías, no es relevante. Lo que sí es relevante es que, si no te importa saber que participar en estos “festejos” deshonra a Dios y va en contra de su voluntad, y piensas seguir asistiendo y “celebrando” estas fechas, entonces déjame decirte que puede deberse a una de dos situaciones…

[…]

Adaptado de una publicación original en YaLevantate.blogspot.com y BajoSuCayado.blogspot.com

Dos historias de horror | Halloween


Una de las historias que les voy a platicar me fue contada por la maestra de escuela dominical de uno de los niños que la vivieron. La otra me la contaron directamente a mí, una de las parejas protagonistas del suceso.

[Aclaración: Los nombres y apellidos han sido cambiados, pero los personajes son reales.]


Era un domingo por la tarde, muy próximo al 31 de octubre. No había mucho que hacer. Ir a la iglesia no era una opción, de hecho, nunca lo había sido para la familia López. Pero allí estaba también la familia Pérez, de visita y los niños no sabían la razón. Sin embargo no importaba porque, ¿quién le dice que no a una tarde de juegos con los amigos?

Dieron las seis en punto y entonces sucedió. Alguien llamó a la puerta…

* * *

—Vere, ¿estás lista?

—Ya voy Pepe, nada más tomo mi bolso y nos vamos.

—(O sea, otra media hora, mmm…) Está bien, me adelanto al auto. No tardes por favor, recuerda que hoy por fin nos invitaron a “esa” casa y no quiero ser el último en llegar.

—(… como siempre, ja) Ya voy, ya voy.

Una vez en el auto, Pepe se encargó de sortear tráfico, colectivos, camiones y uno que otro peatón distraído a una velocidad que excedía los límites establecidos por la autoridad (Vere) pero, era necesario para llegar temprano a tan importante compromiso.

Finalmente llegaron aunque como es de suponerse, en esta Ciudad de México, no había lugar alguno para estacionarse, por lo que, después de dar tres vueltas a la colonia entera, encontraron un espacio para dejar su auto a unas tres cuadras de “esa” casa. De cualquier forma, tan emocionados iban, que aún siendo diez en vez de tres, las hubieran caminado sin darse cuenta.

Llegaron a la casa. Vere se adelantó nerviosa para llamar a la puerta.

—Espero que seamos los primeros. Quiero causar una buena impresión…

* * *

Betito López fue el primero en llegar a la puerta y preguntar quién llamaba.

—Soy la hermana Josefina, mamá de Priscila y René.

—(¡Viva, René el “cuentachistes”!) Si hermana, ya le abro…

De pronto, la reunión se había puesto “buenísima”. Los niños aún no conocían el motivo de la “fiesta” pero no importaba realmente. Salieron al jardín y jugaron y jugaron hasta que la sed los obligó a entrar a la cocina.

—¡Qué bueno que ya se cansaron! Vengan que ya vamos a platicar de algo importante —dijo la hermana Josefina—, vamos a la sala.

Exhaustos como estaban, no tuvieron energías para oponerse y los seis niños, en “bola”, entraron lentamente a la sala. Los adultos esperaban. ¿Qué sería tan importante como para que todos estuvieran allí, reunidos en domingo?

* * *

—¡Vaya! Mira cuántos adornos, Pepe.

—Sí, ya lo veo. Papel picado y… ¿Qué es eso allá en las escaleras? ¿Calabazas?

—Sí, eso son. Qué bueno que se toman el tiempo de adornar para estas fechas, ¿no?

—Mmm… Psee, pero, no lo esperaba. No aquí, ¿tú sí?

—Veo que ya les abrieron, Vere y Pepe, ¡sean bienvenidos! Esta es su humilde casa. ¿Qué les parecen los adornos?

—Bonitos, sí, muy llamativos —dijo con trabajos Pepe—.

—¡A mí me encantaron! —Dijo emocionada Vere—.

—¡Claro! Hay que estar de acuerdo a las fechas… Pero vengan pasen al jardín, allá están todos los demás.

* * *

—Pues bien hijos y niños invitados —dijo en tono ceremonioso Eladio López— vamos a escuchar a la hermana Josefina que nos va a contar una bonita historia.

—Hola chicos. Ustedes ya me conocen y saben que me encantan las fiestas y los adornos y la comida especial en estas fechas especiales. Pero quiero platicarles cómo podemos festejar Halloween como cristianos. La “muerte” para nosotros significa que vamos al cielo, ¿verdad? Entonces no tiene nada de malo usarla como adorno en estas fechas. La calabaza siempre la preparamos quitándole el relleno y poniendo una vela adentro. Ahora fíjense, la calabaza somos nosotros, los cristianos y la vela que alumbra adentro, es Jesús que brilla en nuestro ser, ¡qué bonito! ¿No lo creen?

[…]

Así que niños, no se preocupen por festejar Halloween, sólo recuerden que el significado para los cristianos es otro. Pueden participar y disfrazarse pues ahora ya saben lo que para nosotros representa esta fiesta, ¿verdad?


Estas son las historias.

¿Cómo dices? ¿Qué dónde está el “horror”? Sí, perdón, me faltó explicar dos pequeños detalles. Te los comento para que veas por qué son dos historias de horror.

En la historia de los López, olvidé mencionar que, tanto el Sr. López como el Sr. Pérez, los padres de familia, son líderes de una iglesia cristiana al igual que sus esposas. ¡Horror!

En el caso de Vere y Pepe, ambos cristianos devotos, “esa” casa a la que iban, ¡era la casa de su líder espiritual! ¡Doble Horror!

Cuántas y cuantas personas hoy en día no ven el peligro de participar y celebrar estas fiestas. Cuántos piensan que está bien y que nada nos quita integrarnos al resto de la gente para “festejar” estos días. ¡Cuántos están haciendo tropezar a otros y a los pequeños! ¡Horror!

Espero que no seas alguien como los de las historias que te conté.

Te recomiendo que leas los artículos y veas los videos que estaremos publicando durante el mes de octubre en este sitio. Encontrarás en ellos información que tal vez ya conoces, pero en todo caso, podrás descubrir allí lo que verdaderamente sucede con y en Halloween, y qué es lo que la Biblia dice al respecto.

Déjame compartir contigo estos versículos para tenerlos en mente todo el tiempo y principalmente en estas fechas del Halloween y del Día de Muertos.


Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones.

No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero,

ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos.

Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti.

Perfecto serás delante de Jehová tu Dios.

Deuteronomio 18:9-13

No lo olvides, regresa pronto para que puedas ver y leer lo que publicaremos respecto del Halloween y el cristiano. Que Dios nos dé sabiduría para andar como Él desea que lo hagamos.

Adaptado de una publicación original en YaLevantate.blogspot.com

Cansado del camino


‎”Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo” (Juan 4:6b, énfasis añadido).

Según el diccionario STRONG, “cansado” viene del griego κοπιάω (kopiáo); sentir fatiga; por implicación, trabajar duro: cansar, fatigar, labrar, trabajar.

Se vale estar cansado del camino por las razones correctas: por trabajar duro en lo que debemos. Lo que no se vale, es dejar de llevar el mensaje del Evangelio. Jesús, aún cansado, habló a la mujer samaritana.

No debemos olvidar que en la vida del cristiano hay descanso para el trabajo, pero aún en el descanso, hay trabajo.

Publicado originalmente en TreintaSegundosDeLuz.blogspot.com

Prosigamos a la Meta, sí pero, ¿cómo?


Proseguir a la meta no es una cuestión de fijar objetivos y estrategias, es un asunto de caminar en la dirección correcta.

“si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14).

Este versículo tiene una estructura condicional que contiene una condición “probable”. Se cumplirá lo que la frase principal establece (ser oídos, perdonados y sanados) siempre y cuando se cumpla la condición impuesta (humillarnos, orar, buscar el rostro de Dios y convertirnos de nuestros malos caminos).

El orden que aparece en las acciones no es una “casualidad”. Para orar en el espíritu correcto, es necesario humillarnos primero.

Según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, “humillar” significa “inclinarse o doblar una parte del cuerpo, como la cabeza o la rodilla, especialmente en señal de sumisión y acatamiento”. Así que humillarnos no significa que alguien viene y nos menosprecia y nos “hace menos”, no, es una acción voluntaria: nosotros decidimos ser sumisos y obedientes a Dios, reconociendo quién es Él y quiénes y qué somos nosotros.

Entonces podemos acercarnos en oración, humillados, sabiendo que agradeceremos y pediremos con un corazón correcto delante de Dios. Y al orar así, crecerá nuestra sed por conocer a Dios cada vez más. David expresó esto en el Salmo 27. Él oraba, clamaba a Dios y Dios le dijo que buscara su rostro:

“Oye, oh Jehová, mi voz con que a ti clamo; Ten misericordia de mí, y respóndeme. Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová” (Salmos 27:7-8).

Buscar su rostro es querer saber cómo es Él para entonces, buscar ser como Él es, como Cristo es. Y al hacer esto, conocer a Dios, orar constantemente y venir humillados delante de Él, estaremos dando la espalda a cualquier vereda equivocada que transitemos; nos convertiremos de los malos caminos en que andemos.

Dios nos promete escuchar y perdonar nuestros pecados. Y nos dice que sanará nuestra tierra. Sí, podría bendecirnos materialmente, podría sanar la tierra de nuestra patria, claro pero, ¿qué salud, “sanidad de nuestra tierra”, sería más grande que el ver nuestras vidas caminando en santidad y a nuestra simiente, nuestra descendencia, los nuestros, a los seres amados, caminando a nuestro lado, siguiendo a Cristo?

Como personas, como familias, como pueblo de Dios, humillémonos delante de Él, oremos sin cesar, busquemos su rostro, su voluntad. obedezcamos su Palabra y dejemos todo, todo, todo pecado atrás.

A eso se refería Pablo cuando decía: Prosigo a la meta.

¡Prosigamos a la meta!

Publicado originalmente en TreintaSegundosDeLuz.blogspot.com